CRÍTICA A LA CONDICIÓN HUMANA Y CONSEJOS DE VIDA

BALANZA TRUCADA

 

BALANZA TRUCADA

 

Tu herrumbrosa balanza ves trucada

y callas. Ciega no eres: indulgente

con poderosos, cruel con pobre gente

triste que apenas tiene casi nada.

 

La que en un tiempo fue afilada espada,

verdugo del infame delincuente,

está hoy perezosa e indecente,

receptiva a las dádivas, mellada.

 

¿En qué te has convertido, extraña diosa?

No te conozco hoy pues en farsante

te has mudado, en extremo maliciosa.

 

¿Qué interés te ha empujado a ser maleante

en esta sociedad tan azarosa?

¿Qué te ha llevado a ser tan inquietante?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *