CRÍTICA A LA CONDICIÓN HUMANA Y CONSEJOS DE VIDA, POEMAS

A LA SOBERBIA

 

A LA SOBERBIA

 Como el Sol cuando impide que el lucero

resplandezca con luz en su presencia,

de esta forma el soberbio así silencia

el éxito del otro que es puntero.

 

De su envanecimiento prisionero

pretende ser el astro en apariencia

que tiene más fulgor, más eminencia,

movido por espíritu altanero.

 

Absorto ante el espejo se recrea

en donde se refleja su arrogancia,

y así, exultante, allí se pavonea.

 

Desprecia a los demás con petulancia

y sólo de sus hechos alardea,

quitando siempre al prójimo importancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *