CRÍTICA A LA CONDICIÓN HUMANA Y CONSEJOS DE VIDA

A LA COBARDÍA

 

A LA COBARDÍA

 

Justifica su miedo el que es cobarde

inventando el peligro inexistente,

y a diferencia de hombre que es valiente,

paralizado actúa siempre tarde.

 

La vida lo remolca en un alarde

de vana voluntad; falaz prudente,

por espanto no ejerce pues presiente

que existe una amenaza que le aguarde.

 

Escondido en la sombra que lo acoge,

es en el reino de Hades donde mora.

¡Feudo de atroz cobarde lo recoge!

 

Despreciado por todos, la demora

frente a celeridad, medroso, escoge,

condenado a vivir sin la victoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *