PALABRAS DE AMOR, PALABRAS

LATIDOS

LATIDOS

Está el espacio henchido de presencia

con esa inmensidad de tu mirada.

Empapado en tus ojos,

qué aliento de ternura

percibido en la estancia;

qué cercano el perfume de tu piel;

qué enorme la dulzura de tus besos;

qué plenitud de amor.

Un halo de armonía

se extiende en el espacio que nos une

con caricias ansiosas de unos cuerpos

que viven sus anhelos compartidos.

Y en este palpitar de sensaciones

nuestra esencia se impregna del delirio

que desborda sentidos embebidos

en latidos colmados de deleites.

Y el néctar destilado en nuestras almas

va impregnando los besos

con la caricia al oído de un «Te quiero».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *