CANTOS DE AMOR Y NATURALEZA

¡QUÉ DICHA, AMOR!

¡QUÉ DICHA, AMOR!

 

¡Qué dicha por sentirme en ti vivido,

amor! ¡Qué gran placer por habitarte!

Dime, mi vida: ¿qué pudiera darte

por haber con tu alma yo yacido?

 

Acepto en mí la deuda que he asumido

por la felicidad al encontrarte

y saber que tu espíritu comparte

el placer y cariño en ti sentido.

 

Tan sólo más amor puedo ofrecerte,

lleno de gratitud por el cobijo

que a mi ser tú le diste por quererte.

 

Permíteme que sea el escondrijo

de mi ardiente pasión por complacerte

tu dulce corazón, ¡mi regocijo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *