SI ACASO ME LEYERAS ALGÚN DÍA

CAUTO Y PRECAVIDO

CAUTO Y PRECAVIDO

 

¿Qué veo en el espejo que refleja

mi yo? No reconozco esa mirada.

¿Dónde la ingenuidad, en mí confiada,

pues ojos suspicaces asemeja?

 

¿Dónde está la inocencia que pareja

leal fue de mi niñez endulzorada?

¿Acaso por la edad abandonada

buscó refugio en cara menos vieja?

 

Los años me cambiaron y han traído

suspicacia y temor; mas me han robado

la confianza que yo hube tenido.

 

Triste  melancolía me ha embargado

al ver la candidez como se ha ido,

y me ha dejado cauto y precavido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *